Mark Kriegel – Pistol

La historia de Pete Maravich es la historia del primer jugón, de un hombre con un compromiso adquirido con la estética que catapultó el deporte del profesor Naismith hacia los tiempos de Michael Jordan. Pistol fue la primera figura mediática del baloncesto, pero también un personaje con una existencia turbulenta, inestable y con un final prematuro. Con la tragedia, comienza el mito.

Para comprender lo que fue Pete Maravich, no hay mejor recurso que las palabras del propio Mark Kriegel. Maravich no fue un arquetipo, fue varios: el niño prodigio, el hijo pródigo, el precio que pagó su padre un pacto faustiano. Fue una figura contradictoria, siempre a contracorriente, la esperanza blanca en un deporte negro, un virtuoso atrapado en una orquestra, un showman exuberante incapaz de mirar a la gente a los ojos, un borracho vegetariano, un atleta que vivía como una estrella del rock, un genio despilfarrador y suicida salvado por Jesucristo.

La reseña completa sobre la increíble historia del primer jugón en El Destilador Cultural.